in ,

Melón amargo: comida medicinal

melon-amargo-sobre-tabla-500x334

¿Te interesa conocer una alternativa vegetal que puedes disfrutar como comida y al mismo tiempo como medicina? ¿Has escuchado sobre el melón amargo? Si no lo conoces deberías leer este artículo para estar al tanto de una excelente opción culinaria y curativa.

Características del melón amargo

Esta planta es muy popular en Asia. Allí se le da los nombres comunes de melón o calabaza amarga. Sin embargo en algunos países americanos se conoce como cundeamor y no es un hábito comerla debido a su sabor intenso.

De cualquier forma, para evitar equivocaciones se trata de la especie vegetal Momordica charantia. Está en el mismo grupo sistemático que la calabaza común, el pepino y el melón. De ahí que la planta posee hojas y tallos similares a los de estas, aunque un poco más pequeños.

pila-melon-amargo

Advertisement

Por otra parte su fruto es verde claro, algo alargado y con ligeras protuberancias en su parte externa. Es cultivado en Asia, África y algunas regiones de la Amazonía principalmente para preparar ensaladas o caldos, o para rellenarlos, según un reporte de la revista Chinese Journal of Natural Medicines.

¿Tiene atributos curativos?

El reporte antes mencionado, también refiere un listado de compuestos terapéuticos. Entre ellos sobresalen el cucurbitano, los glucósidos triterpénicos, los ácidos fenólicos, los flavonoides y las saponinas.

Adicionalmente ha sido notada la acción del melón amargo sobre la inflamación, el envejecimiento celular, la glucosa en sangre y el sistema inmune. Estos descubrimientos son promisorios, pero aún requieren mayor nivel de investigación.

Melón amargo: comida con efectos saludables

Advertisement

Antes mencionamos que se come. Faltó agregar que no son limitadas las alternativas para cocinarlo. Se ingiere frito, cocido, o asado. Aunque da una leve amargura a los platos, no es desagradable. Con fines medicinales se emplea mejor en infusiones.

¿Cuáles son consecuencias saludables?

melones-amargos-canasta

  1. Regulador del azúcar en sangre

Un artículo de Current Diabetes Reviews revela la influencia del melón amargo sobre el uso de la glucosa por el organismo y la liberación de insulina. En verdad un resultado extraordinario, pero con necesidades de mayor respaldo científico para convertirlo en tratamiento contra la diabetes.

  1. Regulador del colesterol

Si bien hasta el momento hay investigaciones promisorias en este sentido, solo se ha demostrado esta repercusión en animales. Es posible que esta planta regule grados elevados de colesterol y otras grasas, de acuerdo con el Nigerian Quarterly Journal of Hospital Medicine, y el Pakistan Journal of Pharmaceutical Sciences.

Advertisement

Hasta que no se compruebe en humanos, no sería prudente confiar en esta propiedad del melón amargo. “Mejor precaver que tener que lamentar”.

  1. Ayuda a bajar de peso

Como vegetal al fin, el contenido en calorías del melón amargo es casi despreciable. Ello unido a la fibra y las sustancias antioxidantes que contiene lo ubican como un alimento favorable en la dieta cuando se busca bajar de peso. Encima, e ilustrando al Nutrition Journal, atenúa la presión sanguínea elevada y los niveles excesivos de grasa en sangre.

  1. Acciona contra el cáncer

Acciona contra el cáncer, pero todavía a nivel celular. Los extractos de melón amargo eliminan el cáncer en células del sistema digestivo y respiratorio, teniendo en cuenta un estudio de Evidence-Based Complementary and Alternative.

No obstante, dicha investigación fue llevada a cabo a nivel de laboratorio, en células independientes. Resta probar la actividad anticancerígena en pacientes.

Advertisement

Los favores populares del melón amargo se extienden hasta tocar enfermedades tan famosas como el SIDA. Pero resaltamos “populares”, porque citando un manuscrito de MedlinePlus de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, estos son alcances no garantizados.

Consecuencias adversas

El melón amargo tiene algunas consecuencias adversas, sobre todo cuando se consume en exceso o durante mucho tiempo. En esos casos tiende a ocasionar malestares estomacales.

Las embarazadas y diabéticos deben eludirlo de igual forma, o cuestionar un especialista al respecto, debido a la falta de conocimientos de las consecuencias del melón amargo sobre estas condiciones.

Advertisement

¡Benefíciate de las bondades del melón amargo!… ¡pero con cautela!