in

El “Tarzán de la vida real”, un niño en el cuerpo de un hombre

el-tarzan-de-la-vida-real-un-nino-en-el-cuerpo-de-un-hombre

La selva vietnamita fue el hogar de Ho Van Lang durante 42 años. Ocultándose de la guerra su padre, su hermano y él se quedaron viviendo allí desde 1972, y eso afectó el desarrollo psicológico de Lang. “Es un bebé en el cuerpo de un hombre (…) No sabe la diferencia entre lo bueno y lo malo”, dijo su hermano.

Si bien la humanidad se ha desarrollado conquistando triunfos en todas las esferas de producción que existen y ha construido espléndidas ciudades con millones de habitantes, hay humanos que aún optan por formas de convivencia social tan simples como las de los aborígenes. Este tipo de comunidades todavía se observan en lugares aislados y recónditos del mundo como la espesura del Amazonas, las sabanas de África o ciertos poblados asiáticos.

el-tarzan-de-la-vida-real-un-nino-en-el-cuerpo-de-un-hombre

No es exactamente el caso de Ho Van Lang, pero las condiciones fueron similares. Este hombre tiene 49 años, pero tan solo 8 años atrás no conocía la civilización. Hace menos de una década su familia fue encontrada en lo insondable de la selva y “rescatada”, de acuerdo con el reportaje de Unilad.

Advertisement

Fue así que el “Tarzán de la vida real”, como ahora le llaman, chocó con la sociedad y comenzaron a manifestarse sus dificultades en ese sentido. En correspondencia con la noticia divulgada por Docastaway, Lang no puede identificar correctamente a las mujeres porque en la jungla no vivía ninguna y sus relativos nunca le comentaron que ellas existían.

Cuando estalló la guerra en Vietnam el padre de Lang abandonó la ciudad con los dos hermanos y se adentró en los abismos de la jungla para evitar el conflicto bélico y la muerte. Con miedo de que la guerra no acabara se quedaron en la selva y no se atrevieron a salir jamás.

el-tarzan-de-la-vida-real-un-nino-en-el-cuerpo-de-un-hombre

Sobrevivieron a base de cazar animales, y recoger y almacenar frutos, semillas y otros alimentos vegetales. No interactuaron con otras gentes desde que comenzaron su vida allí, y si por casualidad alguien se acercaba lo suficiente a donde se encontraban, se introducían aun más en los bosques.

Advertisement

Debido a la existencia solitaria que llevaron, Lang todavía no distingue las personas de sexo contrario, aun cuando ya se lo han hecho notar y ambos géneros están presentes en el pueblo donde se hospedan. Las declaraciones de su hermano Tri a News AU así lo expresan, y además añade que aparentemente no ha desarrollado ningún apetito o impulso sexual.

Es un bebé en el cuerpo de un hombre (…) No sabe la diferencia entre lo bueno y lo malo. Lang es solo un niño. No sabe nada. La mayoría de la gente sabe lo que es bueno o malo en la vida, pero mi hermano no”-aclaró.

el-tarzan-de-la-vida-real-un-nino-en-el-cuerpo-de-un-hombre

Aunque Ho Van Lang se ha acostumbrado un poco a ver más personas y a vivir en una comunidad, su intelecto no se ha desarrollado para alcanzar a su edad biológica. Quizás por eso se le ve tan alegre todo el tiempo, o “feliz” como dice Tri. “Lang es probablemente el ser humano más adorable que he conocido en mi vida” -concluyó.

Advertisement