in

Donación solidaria salva a un hombre de la calle. Le construyó un humilde hogar

donacion-solidaria-salva-a-un-hombre-de-la-calle-le-construyo-un-humilde-hogar

Los personajes de este cuento vivieron durante años en la misma localidad como vecinos. Uno tenía una amplia propiedad y el otro erraba por el pueblo sin un lugar propio. Antonio desbordaba fraternidad y Jorge necesitaba un poco de eso.

Antonio y Jorge viven en Ciudad Nueva de Villa Hayes, Paraguay y su experiencia ha demostrado a la humanidad que existen ciudadanos caritativos que velan por los más desprotegidos. En un mundo que cada día sufre nuevas complejidades, relatos como este son necesarios.

donacion-solidaria-salva-a-un-hombre-de-la-calle-le-construyo-un-humilde-hogar

Jorge López es un hombre sin recursos que vagaba sin una trayectoria definida para pasar los días. Antonio López tiene 40 años, labora en Asunción como policía, y hace algún tiempo notó las precarias condiciones de Jorge y se interesó en auxiliarlo. Inicialmente trató de conseguir la ayuda de los demás vecinos, pero al decepcionarse de la respuesta obtenida optó por tomar las riendas él mismo.

Advertisement

Fue entonces que tomó una postura compasiva y humanitaria y decidió ofrecerle un pedazo de su propiedad a Jorge y fabricarle una residencia para que pudiera vivir adecuadamente. Una expresión que no podía ser obviada.

La geografía los hizo vecinos y las circunstancias los convirtieron en amigos. La acción de Antonio conmovió a Jorge, a su barrio, a Paraguay y al mundo. Así lo han hecho saber algunos medios de difusión y publicaciones de las redes sociales.

donacion-solidaria-salva-a-un-hombre-de-la-calle-le-construyo-un-humilde-hogar

El techo estropeado que aguantaba un poco la lluvia, las paredes de tablas sueltas y la escasa privacidad en que moraba Jorge fueron los principales detonantes para que Antonio le socorriera. Para él era imposible que alguien pudiera sobrevivir en semejante escenario de pobreza, teniendo la oportunidad de brindarle una solución.

Advertisement

El hombre se desprendió sin miramientos de una porción de sus tierras, tomó parte de su dinero y compró los materiales para fabricar una casa a base de su propia voluntad y persistencia. Y por eso hoy Jorge además de gratitud tiene una residencia de la que es dueño.

La noticia se divulgó, de acuerdo con los medios locales, en contra de los deseos de Antonio. Su humildad no le permitía recibir el crédito por tan humanas virtudes. Pero alguien cercano a ambos concluyó lo contrario para agradecer públicamente a Antonio.

donacion-solidaria-salva-a-un-hombre-de-la-calle-le-construyo-un-humilde-hogar

Por su parte Jorge se siente contento con su recién construida y adquirida vivienda. Al no contar con familiares en la ciudad y haber padecido de meningitis cuando era niño, se alegra de que su amigo el policía anduviera cerca.

Advertisement

La casa estuvo en pie en tan solo un mes, pero la amistad entre ellos casi seguramente durará para toda la vida. Un aliento de esperanza para la humanidad.