in

“Childfree”, la iniciativa centenaria de mujeres que abogan por una vida sin hijos

Distintas cuestiones corrientemente pueden influir en la decisión de tener hijos. Aunque en la mayoría de las situaciones las causas económicas constituyen el freno primordial, la diversidad de impedimentos en ese sentido es amplia. Si bien la divulgación no ha sido muy efectiva, igual de amplia está resultando la acogida a la idea de no concebir, independientemente de las posiciones antagónicas que la refutan.

El anhelo de ser padres es uno de los estándares más comunes de todas las sociedades en todos los tiempos. Sin embargo, la resolución de no procrear se está volviendo cada vez más habitual, y no es para nada una postura nueva. El movimiento “childfree” cumplió su centenario hace algunos años y aun así muchos no lo conocen.

Lo cierto es que miles de personas no se sienten movidos por la ilusión de tener hijos, especialmente cuando consideran su economía familiar, el tiempo que no tienen o quizás sus convicciones de no superpoblar el planeta. Pero también están los casos que sencillamente no quieren engendrar y su actitud es perfectamente válida.

Advertisement

La definición de “childfree” tiende a equivocarse con la de “childless”. La principal diferencia es que la segunda se refiere a las personas que sí quieren, pero están imposibilitados para procrear, debido a condiciones médicas o cualquier otro tipo de restricciones en sus vidas.

Es importante enmarcar que la tendencia “childfree” aboga por la imparcialidad respecto a los que sí concluyen ser padres y por la inclusión social de las mujeres que no ven en un niño el mayor de sus sueños o la realización de sus planes de vida.

La palabra “childfree” como definición, comenzó a utilizarse en 1913. No obstante, su uso no se generalizó hasta los años 70, una vez aceptadas las píldoras como método anticonceptivo para las mujeres. Desde ese momento se modificaron las perspectivas de vida sexual y social de cientos de personas.

Advertisement

Más allá de ser un concepto, la palabra se asocia con la necesidad de registrar la facultad de las personas para elegir no procrear niños, de acuerdo con informaciones de BBC. No obstante, en los últimos años también ha adquirido un nuevo y controvertido significado: la limitación de vínculos con los niños en lugares públicos o privados.

En referencia a ello, Ana, una de las creadoras de “Sin hijos por elección, la vida childfree” aclaró a la BBC que esa organización no apoya la limitación de acceso a los niños a distintos lugares. Aun así declaró: “Creo que es injusto decir que eso significa que queremos prohibir a los niños (en la sociedad). Ellos tienen derechos como cualquier persona pero en algunos lugares puede haber restricciones para quienes quieren tranquilidad.

Ante la complicada panorámica mundial, con la actual pandemia de la COVID-19 y todo el estrés financiero que se ha generado como consecuencia, es de esperar que un mayor porcentaje de personas se incluyan en la iniciativa “childfree”. Y este será sin dudas un momento importante en la controversia en torno a ese fenómeno social.

Advertisement