in ,

12 argumentos para consumir espinacas

¿Te gustan las espinacas? Si tu respuesta es afirmativa, ya estás en buen camino. Si no te gustan deberías hacer un esfuerzo y probarlas. Aquí te explicamos solo 12 de los muchos provechos que te brinda esa planta.

Las propiedades medicinales que poseen las espinacas son prácticamente infinitas. Y eso se lo deben a la elevada cantidad de compuestos que retienen.

Para el sistema digestivo

  1. Remedio de ulceras gástricas

En las espinacas se encuentran sustancias que refuerzan las paredes estomacales. Por tanto funcionan como remedio natural para úlceras gástricas.

  1. Bolo intestinal

También el sistema digestivo se beneficia de las espinacas a través de sus elevados niveles de fibras. Si bien es harto conocido que no digerimos la fibra, sabemos la importancia que tiene para facilitar el paso del alimento por todo nuestro intestino. Comiendo espinacas evitamos obstrucciones intestinales y males mayores.

Advertisement

Para el cerebro

  1. Ventajas neurológicas

Los famosos antioxidantes también están presentes en las espinacas. Junto al potasio y el folato favorecen la regulación de determinados procesos químicos en el cerebro.  Así que las espinacas generan ventajas neurológicas para los que las ingieren.

  1. Contra enfermedades cerebrales

Además los antioxidantes cumplen otras funciones. Por ejemplo, pueden disminuir la rigidez de las paredes arteriales, con lo que se minimizan la aterosclerosis, y los accidentes cerebrovasculares.

Para el sistema cardiovascular

12-argumentos-para-consumir-espinacas

  1. Presión arterial equilibrada

El sodio es otro de los elementos que se halla en las espinacas. Lo curioso es que el potasio está en niveles altos y el sodio bajos. Ello permite que la espinaca sea un suplemento natural significativo para equilibrar la presión arterial y relajar el sistema cardiovascular.

Advertisement

Así se impulsa un eficiente funcionamiento del resto de los sistemas del cuerpo, al ser irrigados adecuadamente. El efecto se amplifica cuando se considera la presencia de algunas proteínas de las espinacas que disminuyen el colesterol y otras grasas en los vasos sanguíneos.

Para la vista

  1. Molestias oculares

Asimismo, cuentan con varias sustancias que juegan un rol imprescindible para la visión, como la vitamina A y los betacarotenos. Por tanto estas plantas son geniales para eludir enfermedades oculares, y molestias de los ojos.

  1. Enfermedades oculares graves

Igualmente contrarrestan enfermedades más graves como la retinosis pigmentaria, el glaucoma, la degeneración macular y las cataratas. No solo por los compuestos que ya mencionamos, sino por los antioxidantes, que una vez más son los responsables de eliminar efectos dañinos dentro de nuestro organismo.

Para el sistema osteo-muscular

  1. Músculos

Y entre esos mismos antioxidantes de las espinacas se destaca el C0-Q10, que favorece y vigoriza los músculos, particularmente los cardíacos.

Advertisement
  1. Huesos, dientes y uñas

El sistema óseo, por otra parte, está asociado a la espinaca mediante la vitamina K. El papel de esta vitamina es reservar calcio en la matriz ósea. Ello unido a varios minerales posibilita la formación de huesos fuertes, y previene la osteoporosis. A la vez es indispensable en la salud de uñas y dientes.

Otros provechos de las espinacas

  1. Antiinflamatoria

No es raro que varios de los ingredientes de las espinacas resulten poderosos antinflamatorios. De ahí que se señala este vegetal como uno de los principales para tratar la hinchazón en cualquier zona del cuerpo.

  1. Para la piel

Adicionalmente, varias investigaciones postulan que ciertos nutrientes de las espinacas preservan las células de la piel de los rayos UV del sol, lo que eventualmente disminuye el riesgo de padecer cáncer de piel.

  1. Acción antitumoral

Eso está muy relacionado con la acción antitumoral que se ha observado en algunos componentes de las espinacas y que en un futuro podrían emplearse para controlar otros tipos de cáncer.

Advertisement

Son tantos los beneficios de las espinacas que ante la interrogante de comerlas o no solo queda una opción válida: ¡rotundamente, comerlas!